33 C
Mexico
jueves, abril 15, 2021

2021: Doce conmemoraciones para irrumpir en el presente.

Por René González

*Con la colaboración de David Toriz

El año 2021 marca la llegada de un nuevo quinto centenario, pero ¿hay algo que festejar? Oficialmente se ha declarado como el Año de la Independencia y la Grandeza de México.

Esta es una coyuntura histórica como lo fueron en 1992, las celebraciones oficiales de los 500 años del llamado “Descubrimiento de América”. En ese entonces, para suavizar las críticas a una versión eurocentrista de la historia, el acontecimiento pasó a llamarse con el eufemismo de “Encuentro de dos mundos”, concediendo a posteriori que acá también había humanos.

Volver a significar las fechas históricas es una tarea política que va más allá del almanaque o los actos cívicos con que se despolitiza la historia, pues la memoria es el camino para recuperar la potencia que ese pasado tiene para alumbrar nuestro presente. El gobierno de México ha presentando un plan para conmemorar oficialmente doce fechas emblemáticas que se enmarca en dos grandes hitos históricos que vienen a coincidir en este 2021: los 500 años de la caída de las ciudades de México-Tenochtitlán y México-Tlatelolco, y los 200 años de la consumación de la independencia de México.

Así el 14 de febrero se recordarán los 190 años del fusilamiento de Vicente Guerrero en Cuilapam, Oaxaca, y el 30 de septiembre en la antigua Valladolid -ciudad que hoy lleva su nombre-, el nacimiento de José María Morelos hace 256 años; se trata justo de los generales que sostuvieron la lucha insurgente al inicio y al final de todo el proceso independentista. En los días 15 y 16 de septiembre las tradicionales ceremonia y desfile tendrán una connotación especial por ser el año del bicentenario de la consumación de la gesta que inició Miguel Hidalgo.

¿Qué otras fechas hay que tomar en cuenta? El 24 de febrero, la proclamación del Plan de Iguala; el 24 agosto, la firma de los Tratados de Córdoba; el 27 de septiembre la entrada del Ejercito Trigarante a la capital del Virreinato y el 28 de septiembre la firma del acta de independencia, son los hechos con que se cerró en 1821 el ciclo insurgente y serán las fechas precisas que marcarán esos dos siglos de existencia de México como entidad política soberana.

Sin embargo, esta será una nueva oportunidad que tendrán las elites económicas y culturales para recordarnos que nuestro país nació con pretensiones de ser un imperio a cargo de Agustín de Iturbide; por esto, las figuras de Morelos y Guerrero son los referentes para recordarles que la lucha armada contra el imperio español la comenzó y la sostuvo el pueblo que vio reflejados sus anhelos de justicia y libertad en los Sentimientos de la Nación y la Constitución de Apatzingán. Siempre es importante recordar nuestras gestas libertarias, pero más importante el trasfondo de las mismas.

¿Y la grandeza cultural? Del nacimiento de México como Estado-nación en la segunda década del siglo XIX, la memoria histórica se tiene que remontar a momentos más difíciles de ubicar en el tiempo lineal: según la fuentes del siglo XVI que se conservan, la fundación de Tenochtitlán después de la mítica peregrinación desde Aztlán se realizó durante el año mesoamericano 2 calli, fecha que correspondería al año 1325 del calendario gregoriano; aunque solo se conmemoran 696 años y no 700 con respecto a esa fecha, el significado histórico de ese hito cultural queda intacto como referencia al sitio que actualmente ocupa la capital del país, un lugar en medio de grandes lagos y montañas, que extendió su nombre para todos los actuales mexicanos. Más que la cronología exacta, lo que se intenta rescatar es la herencia cultural indígena que los distintos proyectos modernizadores han desdeñado o clasificado tan solo como folclor u objeto de estudio. Reconocernos en la compleja narración del nacimiento de un pequeñísimo asentamiento lacustre, tampoco es un acto de filiación étnica, sino de apropiarnos de nuestro propio mito fundacional, como los mismos mitos cosmogónicos con que cuentan el resto de los pueblos del mundo.

Es en este sentido de reapropiación que se incluyen fechas como el 25 de marzo de 1517 que hasta hace poco eran patrimonio de estudiosos y eruditos, la fecha de la batalla en Champotón en contra de la primera incursión española, es el Día de la Resistencia de los Pueblos Originarios. A ellos, a los primeros pueblos de México, es a quienes el estado mexicano se dirigirá en sendas ceremonias para solicitar el perdón de los pueblos mayas y yaquis en sus propios territorios, en dos fechas cargadas de simbolismo: el día de la Santa Cruz y el mismo día de la consumación de la independencia nacional.

Pero, ¿Por qué solo a 2 de los más de 68 pueblos originarios que persisten en nuestro país? Porque el moderno Estado mexicano, ya no el reino de España, fue el responsable de una guerra abierta en contra de los mayas rebeldes y las tribus yaquis que se negaron en el siglo XIX a ser despojados tanto de su territorio como de su soberanía política. Durante el porfiriato, ambos pueblos fueron sujetos a campañas de exterminio y deportación hasta lograr someterlos por la fuerza. Por supuesto, no son los únicos crímenes que se cometieron en contra de los pueblos originarios, pero incorporar estas afrentas en la memoria de la mayoría de los mexicanos que simplemente las desconocen, así como sucede con la persecución a los migrantes chinos durante la Revolución, será una nueva manera de reivindicar un proyecto de nación que no se sostenga negando o estigmatizando a las grandes mayorías populares. Este es un momento histórico para recupera la visión de los oprimidos, todos aquellos seres humanos que han sido excluidos de los proyectos imaginarios de las oligarquías que se ha sucedido en el poder y han marcado la historia nacional con su influencia política, económica y cultural.

Como escribió Guillermo Bonfil Batalla en su célebre obra “México profundo, una civilización negada”: Una nación étnicamente plural exige la anulación y la supresión de toda estructura de poder que implique la dominación de cualquiera de los grupos (pueblos) sobre los demás. En el caso de México, esto quiere decir la supresión del orden colonial que se instauró hace 500 años y que no ha sido cancelado hasta ahora. Significa, pues, la liberación de los pueblos y las culturas oprimidas y su actualización a través de una participación democrática en la vida nacional, dentro de una democracia que reconozca los derechos de los individuos, pero también, y de manera enfática, los derechos de las colectividades históricas”. Por ello, el 2021 es un año de conmemoraciones para la disputa contra la mentalidad colonialista, y para reafirmar nuevas visiones emanadas de las distintas y apreciables concepciones de los pueblos del México real.

¿Y el presente? Recuperar una visión alternativa es una tarea política en el sentido que Walter Benjamín planteó en sus tesis sobre la historia: el pensamiento histórico para romper con la tradición de los opresores de ayer, los dominadores de hoy. Acudimos al pasado para encender la chispa de la esperanza, es la lección que todo proyecto de transformación debe sostener. (Con la colaboración de David Toriz).

Related Articles

¿Quién es Carmen Lilia Canturosas y que relación tiene con su hermano prófugo?

Ella es la diputada Carmen Lilia Canturosas, quien organizó fiesta en plena pandemia y amenazó a un periodista por publicarlo

Decretan toque de queda en Washington tras protestas en el Capitolio

Muriel Bowser, la alcaldesa de Washington decretó este miércoles un toque de queda en toda la ciudad tras la toma del Capitolio por partidarios...

2021 el año de la esperanza

Me gustaría comenzar explicando porqué considero, junto a muchos otros colegas, a este año 2021 como el de la esperanza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Redes Sociales

8,324FansMe gusta
72,395SeguidoresSeguir
44,800suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -

Ultimos Artículos

¿Quién es Carmen Lilia Canturosas y que relación tiene con su hermano prófugo?

Ella es la diputada Carmen Lilia Canturosas, quien organizó fiesta en plena pandemia y amenazó a un periodista por publicarlo

Decretan toque de queda en Washington tras protestas en el Capitolio

Muriel Bowser, la alcaldesa de Washington decretó este miércoles un toque de queda en toda la ciudad tras la toma del Capitolio por partidarios...

2021 el año de la esperanza

Me gustaría comenzar explicando porqué considero, junto a muchos otros colegas, a este año 2021 como el de la esperanza.

ABORTO LEGAL, UN DERECHO FUNDAMENTAL DE TODAS LAS MUJERES.

Los abortos clandestinos son la cuarta causa de muerte materna en nuestro país. En datos del Centro de Derechos Reproductivos.

Motivación: combustible para el desarrollo social

Observar a alguien con destreza es inspirador. Así se contagia la motivación, haciendo lo que se ama.